sábado, 15 de abril de 2017

Insomnio I

MI soledad es una llama pequeñita y minúscula colocada en mis pestañas. Me abraza los párpados, no me deja abrir los ojos. Y yo ya no quiero ver.

Estoy situado en el centro de un círculo perfecto que rodea un ser impuro y prescindible.
Me brilla el iris, quiero fuego.

Mamá, soy un bebé quemado y tengo miedo.

Quiero la noche pero odio lo que nace de ella. La oscuridad genera más oscuridad y he dicho que no quiero ver. El único hilo conductor que sigue este texto, pequeño lector de ojos muertos, es el rastro de sangre que deja mi piel cuando me acaricio.

Mamá, soy un bebé quemado y quiero un abrazo que me parta.